fbpx

El cierre de un año cambiante y especialmente difícil para la economía mundial parece estar marcado por un optimismo en los mercados, empujado principalmente por el avance en las vacunas de laboratorios como Pfizer y Moderna. En medio de un cierre de este 2020 complejo, hoy en Mundo Supra te traemos las claves para saber qué pasará con los mercados en 2021.

 

VACUNA

Como anticipamos, el tema central en la mente de todos son las vacunas, por lo que una gran expectativa para 2021 tendrá que ver con cómo los laboratorios y gobiernos enfrentarán el desafío que implica el alcance y efectividad de su aplicación. Mucho de lo que pase dependerá de las características particulares de la vacuna de cada laboratorio, como si requiere refrigeración, qué tan fácil es un transporte o cuáles son sus costos de producción.

 

BIDEN EN ESTADOS UNIDOS

Con la elección de Joe Biden el pasado noviembre como presidente de Estados Unidos, se puede esperar un cambio de rumbo en el manejo tanto interno como externo del país del norte. Sin embargo, es importante también notar que esto no se dará de la noche a la mañana y las posibles reformas que requieran ajustes legislativos serán difíciles, con un congreso dividido. Un ejemplo de lo anterior, serán los paquetes de ayuda económica cuyas aprobaciones se han ido haciendo cada vez más lentas y discutidas entre demócratas y republicanos. 

Donde sí se pueden esperar acciones rápidas, es en el aspecto internacional, donde seguramente el nuevo presidente electo iniciará una campaña de restablecimiento y fortalecimiento de lazos con sus aliados, llevando un tipo de política más parecida a la de Obama, basada en acciones coordinadas a nivel global, en vez de decisiones unilaterales como en la administración Trump. Lo anterior, por supuesto, significa un cambio de juego en varios frentes, por ejemplo, los acuerdos de París sobre el cambio climático, que podrían volver a ver a Estados Unidos no sólo como participante sino como un actor mucho más activo de la mano de John Kerry. Por su parte, probablemente China deberá enfrentarse a acciones más coordinadas de forma global que a la continuación de una guerra de tarifas.

 

PETRÓLEO

Cada reunión de la OPEP+ parece traer su propio drama y la del pasado 3 de diciembre no fue la excepción. Esta vez estuvo antecedida por una nueva división interna entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes, lo cual es de particular relevancia porque siempre han sido aliados cercanos y podría afectar la cohesión del cartel de productores. Las conclusiones del 3 de diciembre se alinearon con las expectativas del mercado y se decidió un aumento de 500.000 barriles diarios en producción para enero, con revisiones mensuales por parte de los diferentes ministros de energía para futuras decisiones, lo que muestra la preocupación de la OPEP+ por la fragilidad del mercado del crudo.

 

Otro elemento que será importante es la vuelta de Libia a sus niveles de producción, después de la tregua en su guerra civil. Este país está exceptuado de los recortes de la OPEP+ y pasó de 450 mil barriles diarios en octubre, a 1 millón en noviembre. Además, volviendo al punto anterior, la victoria de Biden podría revivir el acuerdo nuclear con Irán para recuperar una de las grandes victorias diplomáticas de la administración Obama, trayendo otro productor importante de nuevo a los mercados internacionales. Se estima que ambas fuerzas aumentarán la oferta mundial del crudo, lo que podría empujar sus precios a la baja.

Grafico 1. Elaboración propia. Datos Bloomberg

 

Pero si bien parte de las expectativas de los mercado para 2021 se centran en la producción, no se puede olvidar que también sigue muy amarrada a la activación económica y aumento de la demanda. Esto dependerá de cómo avance la aplicación de las vacunas, por lo que es de esperar una lenta recuperación en 2021. El nivel del precio actual ya ha presentado un aumento en función de este componente y se encuentra negociando alrededor de $48 dólares para la referencia Brent, tal como puede verse en el gráfico 1, lo que ha ubicado las expectativas de los analistas publicadas por Bloomberg a alrededor de ese valor para el primer semestre del próximo año.

 

ACCIONES

Las acciones han tenido un año bastante movido desde las fuertes caídas en marzo al inicio de la pandemia, afectadas por el aumento de la incertidumbre, hasta llegar a niveles récord en sus precios. Este comportamiento se puede ver reflejado en el gráfico 2, donde se comparan los índices MSCI Emerging Markets compuestos por acciones de países emergentes y el MSCI World, de países desarrollados. Un hecho relevante a la hora de revisar estos índices es el fuerte peso que tiene China en el de países emergentes, lo que por supuesto sesga en algo el comportamiento y muestra la fuerza de la recuperación de sus acciones.

Grafico 2. Elaboración propia. Datos Bloomberg

 

Lo que se ha visto es a los mercados desarrollados, en especial Estados Unidos, mostrando crecimientos acelerados -en especial, de compañías tecnológicas- y a los emergentes, llegando tarde a la fiesta. Pero como he escrito en diferentes columnas, agrupar a los emergentes y esperar que se comporten de forma homogénea es algo imposible y la duración de ese rezago refleja precisamente ese comportamiento, con los asiáticos mostrando la recuperación más rápida por su fuerte componente de acciones tecnológicas.

De fondo, hay otro elemento que ha afectado el comportamiento de las acciones durante este año, el despliegue de política monetaria expansiva sin precedentes de la gran mayoría de Bancos Centrales del mundo, lo que inyectó grandes niveles de liquidez a los mercados siendo esto una fuerza que impulsó los mayores precios. 

Volviendo a la pregunta inicial, ¿qué pasará con los mercados en 2021? Dos fuerzas guiarán el comportamiento de las acciones: por un lado, una menor incidencia de los bancos centrales después de haber gastado gran parte de su munición en 2020. Por otro, un un mayor apetito de riesgo en los inversionistas impulsado por la implementación de las vacunas. Es posible vaticinar que este último llevará a que sean los emergentes quienes aporten el dinamismo, con los desarrollados perdiendo algo de impulso ante el rebalanceo de portafolios. 

 

Sin lugar a dudas, el 2020 fue un año de muchos cambios globales y sus repercusiones nos acompañarán varios años más. Por su parte, en 2021 será de grandes cambios estructurales desde el punto de vista de la política económica, buscando recuperar el crecimiento perdido, pero también desde las percepciones de los inversionistas, así como su expectativa y visiones sobre los mercados. Es claro que después de esta coyuntura la forma en la que vemos el mundo cambió y eso se reflejará el próximo año, que traerá sus propios retos y consecuencias.

 

Informe elaborado por Gandini Análisis para SupraBrokers sólo como contenido y en ningún caso se considera una recomendación de inversión.

Deja un comentario