fbpx

Un análisis de los factores que desencadenaron el conflicto, cuál es la situación actual, cómo impacta en los mercados y qué tendencias seguir de cerca

 

La tensa situación entre Rusia y Ucrania ha ido escalando desde finales del año pasado. Se inició con movimientos de tropas rusas, tanto terrestres como marítimas, en ejercicios militares a lo largo de las fronteras ucranianas, pasando por el reconocimiento ruso a la independencia de las regiones orientales de Donetsk y Lugansk y terminando en una ofensiva completa por parte de ese país. Esta crisis ha tomado tanto alcance que ha llevado a la Unión Europea, Estados Unidos e Inglaterra a imponer sanciones a Rusia sin precedentes.

 

Lo que pasó en Crimea y está pasando ahora

Un antecedente importante para lo que está sucediendo ahora en Ucrania se dio en 2014, en medio de las protestas que llevaron a la destitución del presidente Víktor Yanukóvich. En ese momento, Rusia apoyó la creación de un nuevo gobierno de la República Autónoma de Crimea enviando tropas a ese territorio y después de un par de meses se llevó a cabo un referendo que terminó anexándolo.

Este hecho llevó a la firma del Acuerdo de Minsk en 2015, en el que se buscaba una resolución del conflicto entre el Gobierno de Ucrania, las fuerzas rebeldes y Rusia, que obligó al primero a otorgar un estatus especial a las regiones separatistas, permitiéndoles crear su propia policía, así como tener influencia en el nombramiento de fiscales y jueces locales. Sin embargo, la implementación de dicho acuerdo se ha estancado, lo que ha dado lugar a una situación tensa que no se define y dando pie a Rusia a reconocer las regiones orientales de Donetsk y Lugansk.

Dicho reconocimiento llevó a la primera entrada de tropas rusas al territorio ucraniano, primero en la región de Dombás y luego de forma masiva buscando tomar la capital de Kiev para que Ucrania se convierta en lo que han denominado un estado “neutral”. Esta neutralidad ucraniana se mostraría en que el país no forme parte de la OTAN, uno de los objetivos claros que ha perseguido Rusia desde que inició estas acciones.

Imagen: eltiempo.com

Ante esta escalada e invasión del territorio ucraniano, la respuesta de los países de occidente ha sido no enviar tropas, buscando evitar un mayor escalamiento del conflicto. Sin embargo, ha aumentado el apoyo en armamento y municiones que han despachado hacia ese país.

Pero el arma más poderosa que han desplegado la Unión Europea, Estados Unidos e Inglaterra son las sanciones económicas contra Rusia, que iniciaron con Alemania deteniendo la aprobación del Gasoducto Nord Stream 2 que aumentaría el flujo de gas de Rusia a Europa por su territorio, luego cerrando el acceso de mercados internacionales a los bonos soberanos, bancos e instituciones rusas y finalmente bloquear el acceso al sistema SWIFT de algunos bancos.

A este respecto, vale la pena aclarar que el SWIFT es el canal mundial de comunicación segura entre los bancos que les permite hacer las transferencias internacionales de fondos lo que prácticamente aislaría al sistema financiero ruso y afectaría el flujo de su comercio internacional.

Adicionalmente, el presidente Volodymyr Zelensky ha firmado este lunes la solicitud de ingreso de Ucrania en la Unión Europea. En caso de que fuera aprobada pondría este conflicto en una nueva óptica, enfrentando a Rusia ya no solo con el país sino con el bloque completo.

 

El impacto en los mercados

El punto inicial de análisis nos remite a los hidrocarburos, con el papel prominente de Rusia tanto en el mercado del petróleo como en el del gas.

Vale la pena recordar en este punto, que Rusia provee cerca del 37% del gas que consume Europa y se distribuye a través de varios gasoductos, que van por diferentes países como Alemania, Polonia y la misma Ucrania. Esto hace que cualquier conflicto aumente la percepción de riesgo de los inversionistas y los haga reaccionar de forma volátil ante cambios en la situación. Así se ve reflejado en el recuadro punteado del gráfico 1, cuando el precio del futuro genérico llegó a tocar US$6/MBtu para luego corregir en enero hasta niveles por debajo de US$4.

Gráfico 1. Elaboración propia. Datos Bloomberg

Esta mayor percepción de riesgo no se quedó sólo en el mercado del gas, sino que el crudo también llegó a niveles no vistos desde 2014 llegando a superar los US$100/barril y dando un impulso adicional a los precios que continuaron con el rally originado en diciembre ante la expectativa de escenarios en los que continúe el exceso de demanda en el mercado, al menos en el corto plazo.

Sin embargo, no hay que olvidar otro commodity que se puede ver afectado y que, si bien no ha estado en el centro de la discusión, ha marcado precios máximos y es el trigo. De acuerdo a datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos para el 2021, Rusia fue el segundo exportador mundial y Ucrania el cuarto, lo que hace que cualquier conflicto que pueda generar una disrupción en la oferta será sin lugar a dudas un factor adicional en la tendencia alcista de la inflación mundial que se viene presentando desde el año anterior.

Adicionalmente, a lo visto en el gas, petróleo y trigo, otro mercado que ha mostrado un rally en sus precios es el del oro. Derivado de su cualidad de activo refugio, en medio de un escenario de alta incertidumbre, se ha producido un aumento en su demanda a medida que cada vez más inversionistas toman posturas menos riesgosas en sus estrategias, llevándolo a niveles alrededor de US$1.900/onza.

Es claro, que al menos en el corto plazo, seguirán las tensiones de ese país con Estados Unidos, Inglaterra y Europa, lo que continuará manteniendo a los inversionistas en modo Risk-On aumentando la volatilidad en los commodities y la demanda por activos refugio.

Gráfico 2. Elaboración propia. Datos Bloomberg

Por último, vale la pena notar en el gráfico 2 el aumento de 30% en el Rublo Ruso que pasó de 75,37 rublos por dólar a una tasa de 98.06, reflejando precisamente cómo la percepción de riesgo ha aumentado en Rusia en especial después de su bloqueo del sistema Swift. Esto ha llevado al Banco Central a tomar medidas como el control de capitales y el aumento de su tasa de interés de 9.5% a 20%.

Finalmente, de aquí en adelante las tendencias a seguir de cerca serán cuales son los impactos en el crecimiento económico y mayor inflación, no sólo de Rusia sino también de Europa, lo que podría desestabilizar a la región, así como la posición que decida tomar China respecto al a las sanciones y si Rusia buscará alguna alternativa al sistema Swift en criptomonedas en este cambiante escenario geopolítico.

 

Informe elaborado por Gandini Análisis para SupraBrokers sólo como contenido y en ningún caso se considera una recomendación de inversión.

Deja un comentario