fbpx

La carrera electoral entre Donald Trump y Joe Biden se ha convertido en una de las más particulares en la historia de los Estados Unidos, no solo por el choque de sus personalidades sino también por todo lo que la pandemia ha traído consigo, desde altas tasas de desempleo hasta el propio contagio de Trump. Es por eso que los ojos del mundo estarán puestos en el martes 3 de noviembre, el día en que se determinará quién será uno de los personajes más influyentes en el mundo y en los mercados financieros por los próximos 4 años.

¿Cómo funcionan las elecciones en Estados Unidos?

Antes de hablar específicamente de los candidatos, es clave entender que, a diferencia de lo que pasa en muchos países, una mayoría absoluta no elige al presidente en Estados Unidos. En el siguiente cuadro se pueden ver las partes más importantes de este proceso, que inició en enero de este año con las llamadas “primarias”, que son las elecciones internas de cada partido entre sus precandidatos. Esta parte fue muy reñida para el partido Demócrata, que incluyó a Bernie Sanders -quien también fue precandidato en las elecciones pasadas-, pero finalmente dio a Joe Biden, el antiguo vicepresidente de Barack Obama, como ganador. En el caso del partido Republicano, si bien hubo otros precandidatos, la nominación del presidente Trump estaba asegurada desde el inicio.

Una vez pasados los debates -hasta el momento solo se realizó el primero-, y con la gran incógnita de si se podrán realizar ante el resultado positivo en Coronavirus del presidente Trump, el martes 3 de noviembre los electores votarán en el colegio electoral. El candidato que obtenga como mínimo el voto de 270 de los 538 posibles, será el nuevo presidente. Esta es la diferencia con otros sistemas electorales: la votación no se hace de forma directa, sino que los ciudadanos eligen a los electores de los candidatos, los cuales a su vez emiten su voto por dicho candidato.

El colegio electoral otorga un número de electores específico a cada sección, así que los candidatos deben ganar estado a estado para poder llegar a los 270 votos mencionados anteriormente. Otro elemento importante a tener en cuenta es que no todos los estados representan el mismo número de votos, ya que esto depende del número de distritos congresionales que tenga. Por ejemplo, California tiene 55 electores, Texas de 38 y Florida y Nueva York 29 cada uno, por mencionar los de mayor número. Es por eso que el seguimiento de los avances en las campañas electorales va muy de cerca con los apoyos en los estados.

 

Trump vs Biden

Como ya se mencionó, el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden ya tuvieron su primer debate el pasado 29 de septiembre, el cual fue un encuentro algo caótico y agresivo que dejó más incertidumbre que certezas. En este contexto, Biden ha salido fortalecido, demostrando que puede soportar la presión, a pesar de las críticas por su edad.

Gráfico 2. Elaboración propia. Fuente Bloomberg tomado de RealClear Politics

 

Además, no hay que olvidar que este año ha sido una dura prueba para la administración Trump, cuestionada por su demora y falta de liderazgo en la respuesta ante el coronavirus, que suma ya más de 200.000 muertes en Estados Unidos. Esto generó un impacto económico con una contracción del PIB -31.4% anualizada para el segundo trimestre del año y una tasa actual de desempleo de 7.9%, lo que implica alrededor de 12.5 millones desempleados, sumado a los problemas sociales que se han suscitado en diferentes ciudades. 

En un contexto que favorece la campaña de Biden, la carrera con Trump sigue muy pareja de acuerdo a los datos publicados de Bloomberg, que arrojan 49.9% a su favor, contra 43.1% de Trump.

 

Trump y Biden, sobre temas más relevantes de la actualidad:

  • Covid-19: En términos del manejo de la Pandemia, sus visiones son opuestas. Con la administración Trump se vió cómo dejó gran parte de las decisiones y responsabilidades en manos de los gobernadores, mientras que Biden promete un manejo más centralizado desde la Casa Blanca, incluyendo medidas como mayor alcance a pruebas gratuitas e implementar el uso de máscaras a nivel nacional.
  • Infraestructura: Ambos candidatos en sus programas buscan pasar por el Congreso leyes de infraestructura, lo que implicaría montos desde $1.300 a $2.000 millones de dólares. En el caso de Biden, este plan incluye una inversión importante en energías limpias.
  • Impuestos: Otro de los puntos en el que más difieren es en el manejo tributario. Biden declaró sobre revertir los recortes de impuestos a grandes empresas realizados por Trump y ampliar la aplicación del impuesto de seguridad social a ingresos superiores a $400.000 dólares al año. Por su parte, la administración actual busca ampliar los actuales recortes hasta 2030, cuyo vencimiento actual es 2025.
  • Salud: Biden estuvo junto a Barack Obama cuando se realizó el Obamacare o la ley de cuidado asequible (Affordable Care Act), que expandió el alcance y cobertura de medicare; y sus intenciones siguen alineadas a estas ideas, pero también propone una opción de seguro público en lugar de Medicare para todos (Medicare for all). Por su parte, la campaña de Trump se ha centrado en recortar el gasto público en salud.
  • Comercio: Si algo ha definido la administración Trump ha sido su conflicto comercial con China y la guerra fría tecnológica que ambos países están teniendo. Para este segundo período, eso parece ser que seguirá igual. Por su parte, Biden ha mencionado que la forma de presionar a China en temas de propiedad intelectual es uniéndose con aliados y no utilizando las tarifas unilaterales como arma.

 

Si bien la actual carrera electoral en Estados Unidos dista mucho de ser habitual -incluyendo a un candidato positivo para Covid-19-, es en las diferencias de sus programas y enfoques donde se ve el reflejo de un país profundamente dividido. En ese sentido, la pandemia solo ha hecho aún más obvias estas diferencias y es por esto que el resultado del próximo 3 de noviembre será más difícil de predecir que nunca. Estados Unidos está enfrentándose a una encrucijada política, económica y social como pocas veces se ha visto en su historia. Estaremos atentos.

 

Informe elaborado por Gandini Análisis para SupraBrokers sólo como contenido y en ningún caso se considera una recomendación de inversión.

Deja un comentario