fbpx

Vivimos escuchando sobre los beneficios de realizar deportes para evitar enfermedades y tener una mejor calidad de vida, pero muchas veces la falta de tiempo, dinero o ganas, hacen que no podamos comprometernos. En esta ocasión, te damos ideas para incluir algunos ejercicios a tu rutina que te harán sentir mucho mejor.

 

  1. Arranca desde temprano. Si has tomado la decisión de hacer algo de actividad física, deja de postergarlo. La mañana puede ser una buena aliada para realizar media hora de ejercicios de estiramiento, abdominales, sentadillas, etc. Te sentirás con más energía para encarar el resto del día.
  2. Cambia el transporte público o el auto por una caminata. Si tu trabajo queda cerca, prueba de a poco ir o volver caminando. Si vives lejos, puedes estacionar antes o descender algunas paradas previas y completar el trayecto a pie. Puede sonar a poco, pero si lo incorporas a tu rutina te sentirás en mejor estado. ¡También puede ser en bicicleta!
  3. Realiza pausas activas. Si tienes un descanso en el trabajo o estudio, evita seguir sentado mirando una pantalla o dormir siestas que pueden generar insomnio. Dar un paseo o realizar una actividad física es una gran forma de despejar la mente y recargar energías.
  4. Tus mascotas pueden ayudarte. Si tienes un perro, sé quien se encargue de sacarlo a pasear y disfruta de una caminata con su compañía.
  5. Busca apoyo. Hacer actividad física junto a algún amigo, pareja, vecino o simplemente en grupo, puede servir mucho de motivación para todos, logrando mantener a lo largo del tiempo los buenos hábitos.
  6. ¡Baila! Salsa, reggeaton, pop… No importa qué ritmo te guste, solo dale play y ponte a bailar mientras ordenas, cocinas o haces tareas de la casa.
  7. Pon la tecnología del lado del ejercicio. Si bien los aparatos electrónicos pueden aumentar el sedentarismo, también podemos dar con apps, páginas webs o videos que facilitan el acceso a entrenadores virtuales, rutinas de ejercicios y retos o juegos que implican estar en movimiento.

 

Con estas ideas podrás incluir el ejercicio físico en tu rutina diaria con poco esfuerzo y sentirás grandes cambios. Esto no tiene por qué ser aburrido ni exigente, opta por aquello que sientes que puedes hacer y que también implique pasar un buen momento, ya sea contigo mismo o acompañado.

Deja un comentario